El fin de semana, 1 y 2 de febrero disfruté de la “Ferieta de Aínsa”, uno de los pueblos más bonitos de Aragón, ubicado en el Sobrarbe, un lugar donde me pierdo habitualmente con mi familia y donde tengo buenos amigos.

El año pasado también asistimos, pero el tiempo no acompaño, sin embargo en esta edición, llego acompañada de sol, mucha afluencia de público y sobre todo, tradición y gran ambiente agroalimentario y festivo.

Lo primero que hicimos, fue entrar a la carpa, situada en la plaza mayor de la Villa de Aínsa, para perdernos en los aromas del producto agroalimentario de Aragón, encontramos “Trufa”, “Quesos”, “Chocolates”, “Embutidos”, “Aceite de oliva”, “Frutos secos”

Fuimos viendo y saboreando los productos a través de pequeñas muestras que los productores agroalimentarios ofrecían a los asistentes.

Yo me paré en el puesto de Setrufma, empresa ubicada en Cantavieja, Teruel, donde hablé y compre una pequeña trufa a Cristina, que ya hemos saboreado con unos deliciosos huevos fritos de Huevos La Brizna, ambos integrantes del Mercado Agroecológico y local norte Teruel,  gestiono sus redes sociales, como  Community Manager, y hemos diseñado su web como Radicarium.

Luego nos acercamos al puesto de Nueces de Ejea Ramón Puyod, he coincidido con ellos en las Ferias o mercados que organizó el año pasado Pon Aragón en tu mesa y me comentaron lo que estaban disfrutando de la Ferieta de Aínsa.

En nuestro recorrido, nos llamo la atención un queso de la Quesería Bal de Broto, nos ofrecieron a probar, “Queso en crema con Pacharán”, no nos tuvieron que convencer para probarlo, no podía estar más rico y diferente, lleva el nombre de “Menot al Pacharán Ordesano”.

Para terminar compramos unas olivas “La flor de Albalate”, donde compramos “Aceitunas negras de Aragón”, su productor nos comento que este año no esta siendo bueno para la oliva… también estaban los productos de Salazonera Aragonesa, una empresa de Aragón, que vende sus productos en ferias y mercados, además de grandes superficies.

Al salir de la zona de productores, nos acercamos a la plaza a ver el resto de los puestos con artesanía, además saboreamos un caldo de Gallina del Sobrarbe, que hicieron en la plaza de Aínsa, tengo que decir que fuimos muy rápidos y nos pusimos de los primeros, no hacía frío, pero rápidamente se formo una gran fila para saborear este caldo de gallina del Sobrarbe, gallina autóctona de la zona, ¡Estaba riquísimo”

No pudimos irnos de la Ferieta, sin disfrutar de unos garbanzos con “Trufa”, que vendían, en el bar, en forma de raciones, con gran rapidez nos atendieron los camareros, a pesar de la cantidad de gente que estaba pidiendo en la barra, diferentes raciones, como huevos rotos con trufa, arroz, y los garbanzos que estaban deliciosos, gran organización y gran servicio, no hay duda de que volveremos de nuevo el año que viene.